MERODEANDO POR EL RANCHO SKYWALKER

DSC_0793En noviembre de 2009, durante el viaje por Estados Unidos que dio vida a mi reciente libro publicado, tuve la oportunidad de llegar hasta la morada y centro creativo de mi admirado George Lucas.  Aunque no pude entrar, fue un gran momento para mí.

Ya sabemos que George Lucas no es un gran cineasta. Pero no podemos ignorar que ha sabido crear uno de los universos cinematográficos más grandes (dentro y fuera de la pantalla) del Siglo XX.  A este hombre, que tuve la suerte de verle a sólo dos metros de distancia cuando rodaba en Barcelona un episodio de “Las aventuras del joven Indiana Jones” (hablo del año 91), siempre le estaré agradecido por haber creado “Star Wars”,  y lo digo así, sin vergüenza.  Desde que, a mis 7 años, vi en una pantalla de cine cómo unas puertas automáticas se abrían para dejar paso a una figura alta, negra y con una máscara terrorífica y asmática, quedé marcado para siempre por aquellas aventuras galácticas que, con la edad, ha ido acentuándose.  El punto más álgido lo viví a finales de los 90, con la compra de infinidad de objetos relacionados con la famosa trilogía, justo antes de que se estrenaran los episodios I, II y III, que fue cuando el universo “Star Wars” volvió a tomar fuerza (y nunca mejor dicho).  Yo fui de los que me disfrace con mis amigos y acudí al cine vestido de un joven Obi Wan Kenobi.  Si, amigos. Lo confieso.  No sé si era La Fuerza, pero mis emociones se veían alteradas cada vez que oía la sinfonía de “La guerra de las galaxias”.DSC_0025Ahora tengo que reconocer que, a mis ya 43 años, la libido ha menguado, más que nada porque los últimos años me he dedicado más a viajar, lo que ha supuesto que todo mi merchandising de “Star Wars” se encuentre reposando en montones de cajas almacenadas.  Es triste, pero no puedo andar con todos los objetos de aquí para allá.  Aún no sé que destino final le deparan.

DSC_0033Pero vamos al objetivo del artículo: Mi visita a Lucas Valley (ya se llamaba así antes de que George Lucas comprara las tierras).  El refugio del señor Lucas está situado cerca de Nicasio, en el condado Marin, California.  El productor lo compró en 1978 y en total ocupa 19 km².  En su interior, hay diversas edificaciones, lagos y todo un paraíso tanto para vivir como trabajar.  Mi visita se limitó a bordear durante varios kms del vallado exterior  y espiar su interior desde varios puntos.  En una de las puertas de acceso al rancho, no pasaron ni 5 minutos cuando se presentó un guardia de seguridad.  Me preguntó qué quería y le dije, con un gesto de tontorrón, que yo era fan de “Star Wars”. Su respuesta facial también fue muy clara (otro freaky).  Entonces vi que en la puerta de la pick-up habia serigrafiada una estrella con la inscripción “Skywalker Ranch”.  Le pregunté si podía hacerme una foto junto al vehículo. Su respuesta fue negativa.  Al igual que cuando le pregunté si el señor Lucas estaba en casa.  Esa información no me la podía dar.  Con cierta desilusión, pero contento a la vez de encontrarme allí, me alejé con mi autocaravana.  No todo el mundo puede decir que ha estado tan cerca. Y con este pensamiento proseguí mi viaje por California.DSC_0694

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: