EL ALMA DE LAS FERIAS

ferran_blanch_feria_zaragozaPara algunos escritores ya soy todo un profesional de las ferias de libros, según me dicen, pero la verdad es que desde el primer día que acudí a una de ellas, ya tenía claro que no podía permanecer sentado a la espera de que alguien se acercase con mi libro para que le firmase.

A menos que seas un escritor de superventas o tu nombre suene en todos los telediarios y programas basura, ser un escritor desconocido te condena a que en las ferias de libros nadie se acerque a ti lo más mínimo. Y no es que huelas mal, simplemente es que nadie le ha hablado de ti, y tu libro es uno más entre la montaña de ejemplares que inundan las librerías y similares.

En varias ferias los libreros me han confesado que algunos escritores se sientan detrás de su obra y esperan a que el viento sople a su favor para ver si arrastra algún lector con flojera. Pero mi mente no lo asimilar. No concibe esa actitud si lo que quieres de verdad es vender tantos libros como tu mano pueda firmar. Si lo que deseas es llegar a cuanto más lectores mejor. Para mí, por lo menos, es algo indiscutible el hecho de intentar captar lectores con tu habladuría. No me considero un vendedor bueno, pero mis ansias por querer dar a conocer mi obra me hacen saltar cualquier barrera y cualquier prejuicio entorno a la figura del comercial. Y es que entonces, en la feria, somos comerciales de nuestros libros. Somos vendedores de nuestra imagen como escritores y de nuestra querida obra. Nadie mejor que nosotros para transmitir los argumentos del por qué nuestras páginas son las que ese lector necesita; que esa historia concebida en nuestra mente es la que lo trasportará a otros mundos y vivirá una aventura inolvidable. Debemos ser capaces de hablar de nuestra obra como si fuera la mejor de todas, pero con sinceridad, sin mentiras, sin dudas, con confianza, con seguridad, con proximidad, hablándole al lector con una conexión mágica. Que él vea en tus ojos que tu eres el creador de esa historia que anda buscando. Que tú eres el escritor que va a admirar a partir de ahora. Pero siempre desde su mismo nivel. Esa es la gran ventaja que tenemos frente a los escritores famosos: la cercanía.

A raíz de todo esto, quiero dejar constancia del maravilloso día que pasamos en la Feria del Libro de Zaragoza. Uno de aquellos días para recordar siempre. En los que el buen sabor que te deja te acompaña durante toda la noche, mientras descansas, incluso cuando te levantas y esbozas una sonrisa sin darte cuenta.

feria_zaragoza_2015El 1 de junio estuve, junto a mis compañeros Mònica Barri y Raúl Úbeda, en dicha feria. Todo un día entero para poder hablar y contactar con futuros lectores nuestros. Los de la Librería Central de Zaragoza no se podían creer la cantidad de libros que vendimos, y sobretodo la forma que teníamos de atraer a los lectores, cordial y sin abrumar. En su justa medida. Nos dijeron también que habíamos vendido más que muchos escritores de renombre, y es que para mí, hablar de mi libro se ha convertido en algo natural, espontaneo, visceral y entusiasta. Sé que nadie puede hacerlo mejor, por tanto, amigo o amiga, nadie mejor que tú para hablar de tu libro. Y en las ferias, la captación de lectores es algo imprescindible. No se puede comparar a las ventas que vas a hacer en una librería, con tu libro agazapado entre millares de libros más gordos y más populares.

Así que: ¡a por las ferias!

Nota: Mònica Barri ha escrito “Disfrútame” y Raúl Úbeda “El secreto de mi infancia”.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: